Dosificación, en los sistemas de tratamiento de agua, se refiere a la adición controlada de productos químicos mediante bombas dosificadoras, con el objetivo de modificar su composición química y cambiar sus propiedades.

Cuando se trata de agua de consumo humano, normalmente los productos más habituales a dosificar son:

  • Oxidantes, como el hipoclorito sódico o cloro para asegurar la desinfección del agua y eliminar la presencia de microorganismos nocivos para la salud de las personas.
  • Filmantes o protectores, como la dosificación de polifosfatos, cuya presencia en el agua inhibe las posibles incrustaciones o corrosión en las tuberías metálicas de agua sanitaria.

Tipos de dosificación

  • Dosificación a caudal constante: apta para aplicaciones donde el caudal es uniforme. La bomba dosificadora funciona de manera ininterrumpida y sólo permite ajustar el volumen porcentual del caudal dosificado.
  • Dosificación proporcional al caudal: válida para las instalaciones en las que el caudal a tratar es variable: se dosifica el producto en función de la señal recibida de un contador emisor de impulsos instalado en la tubería por donde circula el agua
    a tratar.
  • Sistemas de medición y regulación de la dosificación: en los casos en que es necesaria una mayor precisión en la dosificación o los métodos anteriores resultan insuficientes, la opción son los sistemas de medición y regulación.
    Se controla el funcionamiento de la bomba dosificadora mediante un regulador electrónico que realiza una lectura del parámetro seleccionado en el agua tratada, para dosificar sólo cuando sea necesario y deteniendo la dosificación al alcanzar el valor deseado del parámetro analizado. Para asegurar el correcto funcionamiento de este sistema es preciso disponer de una acumulación de agua con una recirculación de la misma para una correcta medición y regulación continua de los niveles necesarios de producto.

pH y Cloro

  • Para asegurar un buen rendimiento de la desinfección con cloro, el valor del pH debe estar ajustado entre 6,8 y 7,2. Esto hace aconsejable combinar un sistema de dosificación de cloro con uno de regulación de pH.
  • Ajustado el pH en los valores señalados, el tiempo de contacto mínimo del cloro con el agua para una correcta desinfección es de 30 a 40 minutos.
  • La concentración de cloro recomendada en aguas destinadas al consumo humano está entre 0,3 y 0,6 ppm de cloro residual libre.

 

ath_dosificacion

 

dosificacion_imagen_1_ath

 

dosificacion_imagen_2_ath